Last and frenetic day

Tuna auction in Tsukiji Fish Market

El madrugón fue increíble, a las 4 horas me levanté, me vestí y me fui a por un taxi. No había otra pues no funcionaba el metro hasta las 5:30, y yo tenía que estar sobre las 5 en la cola para no perderme la visita a la subasta, pues tiene cupo restringido y es por orden de llegada. En el mercado de pescado de Tokyo (el mercados de pescado al por mayor más grande del mundo) se lleva a cabo la famosa subasta de atún. Llegué de las primeras y hubo que esperar para entrar en la sala en la que nos pasaron un vídeo informativo que exponía todas las prohibiciones habidas y por haber, que debíamos grabar en nuestra mente para asegurar una visita sin incidentes.  Y digo grabar porque durante el tiempo que estuvimos en la sala esperando, de pie y en fila india, a que fuera la hora de entrar (más de 40 minutos) dejaron el video rodar y se repetía y repetía constantemente. Desquiciante! Entre eso y el madrugón casi me da algo. Suerte que en la fila de al lado había una chica japonesa supermaja con la que entablé conversación y nos estuvimos contando la vida hasta que por fin nos dejaron pasar.

 

La verdad es que impone ver toda esa cantidad y tamaño de atun congelado. Los posibles compradores llevan una especie de picoleta para urgar en la cola del animal donde le han hecho un corte previamente. Son todo hombres, parece, en este negocio.

Y es muy curioso la actuación de los subastadores, porque es difícil de explicar... hacen como una performance. Se suben a un pequeño estrado y empieza a hacer sonar una campana. Entonces el que lleva la voz cantante hace una especie de grito-canto en perfecto japonés y se empieza a mover hacia adelante y hacia atrás y da saltitos. Yo intuyo que está haciendo la adjudicación pero no veo como el resto le indica el interés que tiene en una determinada pieza. Es todo muy rápido, un espectáculo! y como me quedo eclipasada con el show-man la verdad es que no me fijo mucho en el resto.

Como sé que no os hacéis idea, porque es "ver para creer", os añado este video que he sacado de internet para que veáis realmente como es. No es de muy buena calidad pero creo que os podéis situar. No me digáis que no es curioso ;-)...

Imperial Palace

El palacio imperial ocupa el lugar del castillo de la dinastía Edo. Se dice que fue el más grande del mundo aunque quedan pocos vestigios de aquel. El palacio actual fue constuido en 1968 y sustituye al que fue edificado en 1888 y destrozado por las fuerzas aliadas en la 2º Guerra mundial.

Aquí vive el emperador con su familia y por tanto está cerrado al público excepto el día del cumpleaños del emperador, que obviamente no coincidió con el día que yo decidí visitarlo. Por tanto la foto más cercana es la que hay junto a estas líneas, donde con un poco de esfuerzo se vislumbra a lo lejos un extremo del palacio. Los jardines de alrededor son visitables pero no hay otro punto desde donde se pueda visualizar el edificio, ya que está como en una colina.

East gardens

Pero aunque no pude cotillear el palacio la visita sin duda valió la pena. Juzgar vosotros la mismos la visión de ese cesped pluscuamperfectamente cortado, esos árboles magníficos e impecables, y el contraste con ese fondo de altos edificios impolutos y modernos. Como véis se me agotan los adjetivos ;-) ...

Accidente de moto

Os preguntaréis a qué santo viene este título, pero es que me pareció curioso y os lo cuento, mejor dicho os dejo las fotos que me llamaron la atención. Resulta que hubo un accidente de moto, eran unos chicos jóvenes, no parecía nada grave pero las motos estaban afectadas. Pero bueno os lo cuento porque yo estaba arriba del puente y pude ver ese coche de policia psicodélico y sobretodo ese policia o técnico con toda la aparamenta que llevaba a cabo un croquis para reflejar lo sucedido. Me parecio todo un despliegue de medios para la ocasión. Estos japoneses son tan profesionales....;-)

Kitanomaru-Koen

Disculpad mi reincidencia con el tema animales y carritos, pero es que hay cosas que no se ven todos los días y hoy además de un carro hiper ergonómico para perros me encuentro a esta familia donde la madre presta sus gafas de sol al perro para unas fotografías. Bueno, lo de "para unas fotografías" lo digo yo, obviamente no les pregunté, pero es por darle un poquito de sentido común a todo esto ;-)

Kimonos en serie

Japanese teenagers

Esto si que fue absolutamente una sorpresa por lo inesperado y por lo impensable. En un principio no entendia nada, porque paseando por los jardines me encuentro a esta chica vestida de esta guisa. Como podéis apreciar nada que ver con el tradicional kimono que vemos arriba. Me quedo flipada y le pido una foto. Ella sorprendida se queda parada y luego me dice que sí (me hace gracia porque digo yo que lo normal si vas así es que te pidan fotos continuamente, no te puede pillar desprevenida ;-)).

 

Yo sigo avanzando buscando una explicación para esa indumentaria, pero como tantas veces, la respuesta viene a mi....

De repente no ya una, sino un montón de jóvenes vestidas de la misma forma que la muñeca de la foto. Súperestrafalarias y pomposas, con pelucas, zapatos imposibles cancanes, bolsos de los años 60 y más. Yo no daba crédito ni daba abasto con la cámara, imaginaos la situación, era imposible no quedarse clavado viendo ese desfile de transformers, nunca había visto nada igual...Un poco más adelante lo entendí: junto a los jadines había como un palacio de congresos donde se iba a celebrar el concierto de una banda que se llama Sid. Es un grupo de rock japonés y se ve que hace estragos entre la juventud.

Luego ya pude ver por otros lugares de la ciudad alusión a la banda, como véis tiene tirón.... Si es que no he visto a nadie como los japoneses para seguir las modas y entregarse con devoción a ellas.

Central Tokyo and Forum

Tokyo subway

un poco de publicidad y baños de restaurante chick

Last hours

Mis últimas horas en Tokyo no tienen desperdicio, todo menos tranquilas y previsibles J y con cierto sabor agridulce. Quedé con Taka para cenar y luego ir a un karaoke (a los japoneses como buenos asiáticos les encanta el karaoke!!) . Íbamos a cenar sushi y quedamos a las 19:50 horas en la estatua de Hachikō que hay en la salida del metro de Shibuya. Estaba todo claro!

 

Aunque me desvíe del tema haré un paréntesis para comentaros que Hachikō es un perro (sí, sí, en uno de los centros neurálgicos de la ciudad los japoneses tienen una estatua de un perro). Se trata de un homenaje que le hacen al animal por su lealtad a su dueño. En 1924 un profesor de la Universidad de Tokio lo adoptó como mascota y el animal cada día lo esperaba en la puerta de la estación de Shibuya. En mayo de 1925 el profesor ya no regresó, pues había sufrido una hemorragia cerebral mientras impartía clases, y murió. Pero lo increíble es que su mascota cada día, y por los siguientes diez años de su vida, esperó en el sitio donde acostumbraba. Las personas que frecuentaban la plaza lo ciudaban y alimentaban, conmovidos por la devoción de Hachikō hacia su amo. En 1934, se erigió una estatua de bronce en su honor (y en su presencia) en la estación de Shibuya. En 1935 fallece en la estación y desde entonces cada 8 de abril se conmemora a Hachiko en el lugar donde tanto esperó… Entrañable historia, en un principio me preocupó lo de la estatua-homenaje al perro (de nuevo disculparme los amantes de los animales) pero después de conocer la historia me descubro ante el animal, conmovedor, no creéis viajer@s?

 

Bueno, retomando la historia, el caso es que me fui a hacer unas compritas (como siempre apurando y a última hora de cabeza buscando algunos detalles para la familia y amigos). Así que saco por un rato mi “yo consumista” (al que tan poco he echado de menos durante este par de meses) y me dejo llevar por esa irresistible “shopping atmosphere” que inunda Shibuya.

 

Miro el móvil, casi las 20 h. y acudo al lugar de encuentro y Taka no llega. A los 15 min le mando sms. No contesta. Todo el mundo ha quedado para encontrarse en esa estatua, está inundado de gente. Me parece verlo cien veces, todos los japoneses me son iguales.

 

Ya casi las 21 horas, una hora esperando, decido marchar. Qué puedo hacer? De vuelta a la guest-house, en el metro, sentían una mezcla de cabreo y preocupación tremenda. Menuda despedida de Asia. No entiendo nada. ¿Qué ha pasado? Busco respuestas. Pero al rato la respuesta viene a mí. Me fijo inconscientemente en el móvil de mi vecina de asiento y leo que son las 22:30. Según mi móvil son las 21:30. Algo no cuadra. Pienso que la mujer lo tiene adelantado, pero al rato sospecho y en la siguiente estación me fijo. Efectivamente 22:30. Cómo? Qué? Mi móvil está mal? Entonces soy yo la que ha llegado una hora más tarde? Perdí el concepto del tiempo haciendo las compras? No puede ser, es una locura, una mala pasada!!! Pero es la única explicación. Él llegó a la hora y me esperó y yo llegué una hora después y él ya no estaba. (Ya me había avisado el día anterior que él no esperaba mucho y que tenía que ser puntual, rigurosidad japonesa!!)

 

Le llamé y no me respondió. Nada en el email. Así que hay dos opciones o está enfadado y prefiere no hablar o le ha pasado algo. Si es esta segunda opción no tengo manera de averiguarlo. En fin, imaginad mis últimas horas en Tokyo, y encima tengo que hacer la mochila!!

 

Total que me pongo a ello, ya eran las 23 horas y yo madrugaba, y de repente, una vez más en Asia los ángeles aparecen. Esta vez dos: Jun y Sidd.

 

Primero Jun que también duerme en mi dormitorio, me pregunta algo y nos ponemos a charrar. Una japonesa majísima, es de Nagoya pero está de paso por Tokyo. Me cuenta sus planes, en breve se va a India a un voluntariado. Súper interesante. Hablamos de India, del Sudeste, de Japón….Y de repente se asoma Sidd un chico indio, y claro! pues empezamos los tres a hablar de India. Yo estaba un poco preocupada porque mañana me despertaba a las 6 horas para coger el tren de las 6:50 al aeropuerto, y después de la locura de cambio de hora del móvil pensaba que me podría volver a pasar y si perdía ese tren, podía perder mi avión. Pero Sidd casualmente! cogía el mismo tren y se levantaba a la misma hora. Qué os parece viajeros? Así que al día siguiente fuimos juntos a la estación e hicimos juntos los 75 minutos de trayecto, hablamos mucho de Japón y los japoneses. Él lleva años viviendo en Alemania y está encantado. Ahora sigue su viaje hacia el Tíbet!. Al llegar al aeropuerto cambiamos dinero y nos despedimos. Quedamos en estar en contacto, me da su tarjeta. Le escribiré.

 

Escribir comentario

Comentarios: 3
  • #1

    Javi M. (jueves, 08 diciembre 2011 22:22)

    La teenager de la foto es lo que llaman "lolita". Realmente es una moda, se visten así a diario. Una vez vi una así en Roma, en las ruinas del foro y me quedé loco perdido! Iba toda de rosa, con sombrillita rosa y cámara de fotos rosa, creo que la tengo colgada en FB.

    Japón sin duda es muy llamativo, aunque da miedo ver lo meticulosa y cuadriculada que es la gente, sobre todo lo que comentas de las normas y carteles en todas partes. Lo que no sé es cómo no se vuelven locos, eso de reprimirse tanto no puede ser bueno.

  • #2

    lallamadadeasia (jueves, 15 diciembre 2011 00:19)

    Pues si que me suena haber oído hablar de "las lolitas", Javi, pero no lo había relacionado. Jajaja, qué bueno, yo también me quedé un poco loca cuando vi a la primera, pero luego cuando de repente vi todo el mogollón pensaba que estaba en una película o en otro planeta ;-))

    Japón... sí, aunque no es bueno generalizar porque he conocido a gente estupenda, desde luego es durillo. Yo me quedo con lo latino, para bien y para mal ;-))) bssss

  • #3

    Gregori (miércoles, 21 diciembre 2011 17:57)

    Molt curiós el vídeo de la tonyina, pareix que estiga fent una espècie de rap Japanese style!
    La història del gosset la vaig conéixer perquè dóna la casualitat de què tinc una gosseta d'eixa raça (shiba inu) i investigant vaig trobar-me amb eixa insòlita història.
    Lo de Taka l'últim dia va ser una llàstima :-/
    Faràs l'edició de Sud-Amèrica ara quan te'n vages, veritat? ;-)
    Besets

Recibir por e-mail:
Escribe tu dirección de email para recibir las novedades:

 

otro viaje... (jue, 06 oct 2011)
>> Leer más

viajar sol@... (mié, 05 oct 2011)
>> Leer más

Last and frenetic day (mar, 04 oct 2011)
>> Leer más

Monstruosa Tokyo... (lun, 03 oct 2011)
>> Leer más

Reencuentro con Chinatown en Yokohama (dom, 02 oct 2011)
>> Leer más

Breve encuentro con Kamakura (dom, 02 oct 2011)
>> Leer más

Las caras de Japón (dom, 02 oct 2011)
>> Leer más

Asiatic luxury for a backpacker: the Ryocan ;-) (sáb, 01 oct 2011)
>> Leer más

Hakone area (sáb, 01 oct 2011)
>> Leer más

Kawaguichi-ko Lake (vie, 30 sep 2011)
>> Leer más

Mis días en Kyoto II (jue, 29 sep 2011)
>> Leer más

Nishiki, el mercado de Kyoto (jue, 29 sep 2011)
>> Leer más

Mis días en Kyoto I (mié, 28 sep 2011)
>> Leer más

Nara (mar, 27 sep 2011)
>> Leer más

Kobe (lun, 26 sep 2011)
>> Leer más

Hiroshima, a pray for the peace (lun, 26 sep 2011)
>> Leer más

Miyajima, the island (dom, 25 sep 2011)
>> Leer más

Nocturnidad en Osaka... (sáb, 24 sep 2011)
>> Leer más